Iniciar sesión

Próximamente podrás ser parte de la comunidad virtual Átomo y hacer tu usuario personal.

Vivaldi total

Dorilla in Tempe.

Germán Reyes
Á - N.1

«Senn es un barítono de voz dúctil y clara, posee la inteligencia superior que exige decir estos textos en apariencia livianos pero cargados de penetración emocional y psicológica».

Si las ediciones integrales —que están compuestas de todas las sinfonías, o sonatas, de un autor, por ejemplo— son un modo de llegar al repertorio de modo rápido y sin complicaciones de búsqueda, las ediciones monográficas que se desarrollan en el tiempo permiten al coleccionista sentirse partícipe de descubrimientos importantes.
La idea de dar a conocer sistemáticamente la obra de compositores mediante el disco no es nueva. En los albores del siglo XX, surgieron las sociedades Beethoven, Wolf o Schubert. La idea era que el coleccionista se suscribiera para permitir grabar y editar los discos en una incipiente industria. En los tiempos modernos, los casos más emblemáticos han sido las ediciones de Hyperion con la obra para piano de Liszt, los lieder completos de Schubert (ambas obras replicadas por Naxos) y la estupenda edición con conciertos para piano del romanticismo. En el sello BIS estuvo la impresionante Edición Sibelius, que usaba nuevas grabaciones y algunas de archivo.
El objetivo era similar en todos los casos: grabar, junto a las obras conocidas, las obras que no habían llegado al disco. Actualmente, de todas estas colecciones en proceso, la más importante es la Vivaldi Edition del sello francés Naive. Esta colección pretende publicar toda la obra del genio veneciano en las mejores condiciones técnicas y artísticas. El objetivo es cubrir todo el repertorio de modo crítico, incluyendo inéditos, recientes descubrimientos o revisiones a partir de los manuscritos del Archivo de Turín. Prácticamente todos los registros fueron grabados para la edición y gracias a ellos se potenciaron las carreras de figuras de la talla de Phillippe Jaroussky, Jean-Christophe Spinosi, Sergio Azzolini, Marie-Nicole Lemieux… Y esperemos que la del chileno Christian Senn, quien con la ópera que acá reseñamos hace su tercera aparición en la colección.
La Vivaldi Edition estuvo detenida varios meses, incluso con el riesgo de ver interrumpida su labor. El sello Naive sufrió los problemas típicos de la industria discográfica en la era de las bajadas de inter-
net. Pero aparece con nuevos bríos con esta magnífica entrega de Dorilla in Tempe y ya están avisadas nuevas entregas, cual de todas más atractiva para el a cionado al barroco o al mundo del disco en general.
Contábamos con una grabación completa, premiada en su momento y mejor cantada que dirigida, en el sello Pierre Verany (discos descontinuados), pero me parece que la que reseñamos es superior en gran medida por la autoridad musical de Diego Fasolis, secundado por Sonia Prina, Romina Basso y figuras emergentes del repertorio barroco, entre ellas, la del chileno Christian Senn, quien acaba de publicar su primer disco solista con cantatas de Bach en el prestigioso sello Glossa.
Senn es un barítono de voz dúctil y clara, posee la inteligencia superior que exige decir estos textos en apariencia livianos pero cargados de penetración emocional y psicológica, de modo que cumple con verdadero acierto el único rol masculino de la ópera. La Dorilla es una obra bellísima que fácilmente
se ubica entre las mejores óperas del compositor, posee una gran coherencia estilística, pese a que se trata de un pastiche en el que se echa mano a piezas de Johann Adolph Hasse, Geminiano Giacomelli, Leonardo Leo y Doménico Sarri.

Germán Reyes